Saltar al contenido

Cadenas de nuestros padres

ExistConstitucion_de_1978e la perversión actualmente de zarandear la ya «diabólica» constitución Española, como modo de cercenar las libertades colectivas de otros pueblos del estado Español, así  como excusa para acometer políticas en momentos puntuales y decisiones de difícil aceptación social.

No se cuantas veces hemos oído la «juerga verbal» de que algo es «inconstitucional«, de hecho algo es «inconstitucional» sin que se pronuncie un juez, existe una tendencia progresiva a que lo inconstitucional es lo que no le gusta al gobierno de turno o incluso como pasa hoy en día en Catalaunya lo inconstitucional es lo que el gobierno no sabe/no puede arreglar.

La constitución es hoy en día un clavo ardiendo al que se agarran los «españolistas» en vez de una herramienta que vertebra un estado en su separación de poderes y herramientas de control democrático.

Como datos relativos a su aceptación en el referendum de 1978, podemos hacer un análisis de que porcentaje de población voto a favor de la constitución en Vasconia, y aunque los números son escasos hay que hay que añadir por supuesto dos preceptos:

  • Existian unas condiciones de ruido de sables y temor a un levantamiento del ejercito.
  • La votación se produjo sin otra alternativa, era Sí o la nada, el Si o el imperio del miedo.

En la CAV (Bizkaia, Álava y Gipuzkoa) sólo consiguió reunir 479.205 votos a favor, de un total de 1.552.737 ciudadanos con derecho a voto, lo que representa un poco más del 30% del censo, menos de los que han votado la independencia de Catalunya en la consulta popular hace unos días, la considerada «farsa» por Rajoy tiene mas votos que su constitución en Bizkaia, Alava y Gipuzkoa, en Nabarra hubo mas de un 30% de abstención.

Por territorios

Alava -> 73.409 votos a favor de 173.412 -> 42,33%

Gipuzkoa -> 139.777 votos a favor de 504.389 -> 27,71%

Nabarra -> 182.207 votos a favor de 361.243 -> 49,89%

Bizkaia -> 266.019 votos a favor de 874.936 -> 30,40%

TOTAL -> 661.412 votos a favor de 1.913.980 ->34,56%

Dos titulares

  • Un tercio de la población acepto la constitución.
  • La constitución no supero el 50% en ningún territorio.

Considerando que la misma fue votada en 1978, solo para haberla votado hay que tener hoy en día 54 años, , lo cual exime al núcleo mayoritario de la población de haber votado nada, y encontrarse con un marco que ni siquiera fue aceptado y hoy es inamovible.

Este porcentaje de votantes mayores de 54 años puede ser hoy en día alrededor de un 35% de la población, un tercio de 35% es alrededor de un 12%. El titular es claro, un 12% de la población acepta hoy en día la constitución.

Sobre una muestra de la población actual nos da una cifra ridícula de «SIes» y existen claramente razones para su actualización y superación.

Una constitución como marco de la formación de un estado  bajo unos condicionantes (leyes) no debe alterarse de forma caprichosa, pues de su estabilidad depende en cierto modo el estado, pero pervive en el pensamiento Español, castizo, hispano, el continuo valor de la negación del prójimo y el uso de la constitución como herramienta para tal fin.

La constitución no es utilizada como garante de los derechos de quienes forman parte del estado y sus diferencias sino mas comúnmente como herramienta de negación de lo diferente.

Es obvio que en el territorio del estado ha sido siempre un conjunto de «naciones» si entendemos por naciones, la representación cultural de diferentes pueblos que además han sido entidades políticas diferenciadas, mucho mas de lo que la gente cree, la constitución es mas bien un vehículo para negar esta realidad que para reforzarla, y esa es la razón principal del descrédito constitucional y del estado.

Muchas veces me pregunto cuando vamos a ser capaces de decidir que queremos, de acceder a elegir entre los ciudadanos de Vasconia que tipo de organización nos damos entre nosotros y con los demás pueblos de Europa.

Creo que vivimos despues de los últimos acontecimientos de Catalunya en un estado enrocado en legalidades interpretadas por un sistema judicial a dedo. Y no en un estado garante de las aspiraciones de los pueblos que lo forman, la constitución es en si una carcel.

Habríamos soñado siempre, ser dichosos de disfrutar de las libertades que nuestros padres nos dieron y sin embargo, vivimos atados a sus cadenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *