Saltar al contenido

Ciudadano Vasco

Es una constante en todo el argumentario del conflictivo discurso político, delimitar quien, como, hasta donde alguien es o no es vasco, quiero situar en este punto este articulo y dar luz a conceptos que también alumbren a otros sea cual fuere su ideología.

El pueblo vasco tiene para muchos autores e historiadores su origen, y creo firmemente en estas teorías aunque no se puedan a día de hoy descartar otras, en una evolución local de los pobladores pirenaicos de lo que hoy es la región de Aquitania en Francia, el número de inscripciones en protoeuskera es mayor en ese área que en los actuales territorios forales al sur de los pirineos, se cree por tanto que empujados por los celtas primero y por los francos después, el pueblo vasco fue poco a poco (re-)poblando y situándose con mayor preferencia en los territorios mas al sur, con certeza opino que debido a la pequeñísima presencia de toponimia distinta de la vasca, esos territorios la actual Navarra y CAV ya estaban poblados por tribus de filiación vascona antes de la llegada de los romanos.

Es por tanto el pueblo vasco como el pueblo Ostrogodo o el pueblo Huno, o el pueblo Franco, Suevo, Alano y cualesquiera de los pueblos que han poblado Europa, una sociedad que movida por procesos migratorios va asentándose en áreas diversas.

Un pueblo que posee una cultura propias y una identidad definida, quizá algún día descubramos procesos migratorios anteriores, es decir un pueblo que en su recorrido por la historia tendrá en un futuro diversas manifestaciones políticas de diferente amplitud y formación, como simple tribu, clan, ducado, reino, país, provincia o como hoy, territorios forales.

Esas manifestaciones políticas han sido representaciones soberanas del mismo pueblo en ocasión del ducado de Vasconia, del reino de Pamplona y luego de Navarra, representaciones territoriales dentro de terceros estados como provincias forales o simplemente un estadio de manifestación política basada en el clan y en la existencia de varios lideres tribales en épocas prerromanas.

Nos encontramos en Europa ejemplos variados de pueblos que forman hoy en día naciones, los Ostrogodos Austria o en Alemán «Osterreich» el reino de los Oster, Hungría la nación de los hunos, Polonia, etc.. luego hay pueblos que por su capacidad militar y/u organizativa han dado lugar a las naciones que conocemos hoy en día, otros han existido como naciones en el pasado y han desaparecido subyugadas por acciones militares y otros pueblos simplemente se han disuelto en su cruce con terceros, como el famoso pueblo de los Heduos en la época de la conquista romana de la Galia por Julio Cesar.

El pueblo vasco esta en ese segundo grupo, el de las naciones soberanas que ya han desaparecido como una entidad política soberana que representa a unnpueblo, lo mismo que los ostrogodos han continuado teniendo en Austria su «continuum» político, el pueblo vasco perdió en el reino de Navarra la expresión política soberana de su nación, es decir en la desaparición de Navarra como estado soberano esta inclusa la desaparición de la manifestación política soberana del pueblo vasco, huelga decir que este no es el fin de la historia, el pueblo vasco podrá tener de nuevo representación soberana de si mismo, al menos mientras siga existiendo, es decir mientras conserve una identidad propia.

Obviamente cualquiera dirá ¡Navarra existe!, claro que existe, como una provincia de otro estado, la CAV existe como comunidad autónoma subyugada a un tercero, con unas competencias limitadas y facilitadas por su antigua soberanía y como representación de una parte del pueblo vasco, ni siquiera representa a la parte Navarra soberana que tras 1512 siguió existiendo y que fue disuelta por la Francia revolucionaria en 1789.

Navarra como representación política del antiguo pueblo vasco fue liquidada «a cuchillo» en 3 asaltos, 1200 donde perdió gran parte de su territorio de lo que hoy es la CAV a manos de Castilla, 1463 de nuevo mas territorios, parte de Álava, perdidos a manos de Castilla y 1512 a manos de España (Castilla+Aragón) con la conquista militar de lo que quedaba de Navarra dentro de una situación de guerra civil.

Entonces el concepto de Vasco y Navarro no es contrapuesto sino complementario, es decir Navarra es la expresión política del pueblo vasco, siendo este un pueblo que por la influencia de otras culturas tiene una diversidad cultural con ciertos rasgos comunes pero con diferencias en la presencia por ejemplo de la lengua, muy mayoritaria en las áreas del norte y muy escasa en las áreas del sur, lo mismo que Austria es un concepto político que determina una realidad aceptada por otros países, el pueblo Austriaco (Ostrogodo) existe independientemente de que tenga una representación política, es más, imaginemos que lo que hoy es Austria hubiese caído en el año 1500 en manos de Polonia tras cruentas batallas, hoy hablaríamos con probabilidad de una región autónoma de Polonia llamada Austria, en la que el que realmente manda es el parlamento de Polonia o incluso de mas de una región autónoma por las cuales el pueblo Ostrogodo estuviese representado.
Este pueblo ostrogodo por la influencia de Polonia tendría una diversidad cultural grande donde muchos austriacos por comodidad hablarían polaco y no su propio idioma, que es mas o menos lo que pasa en nuestro país.

No me cabe duda de que con lógica pensaríamos que los ostrogodos con naturalidad deberían tener su propia nación y ser esta reconocida por las demás naciones, eso es básicamente la situación del pueblo vasco, es entonces lo Navarro político y lo vasco cultural.

Hoy en día en el pueblo vasco se respiran dos tendencias la soberanista que pretende que el pueblo vasco vuelva a representarse a si mismo de forma inequívocamente soberana mediante la creación de un nuevo estado, es decir una nueva Navarra como representación política del pueblo vasco y la conformista que ve con buenos ojos la división del pueblo vasco en cuantos estados y entidades sean necesarias y su permanente subyugación a los deseos y ambiciones de terceros. La opción soberanista pasa obligatoriamente por evitar la disolución del pueblo vasco, por eso la recuperación del lenguaje y la importancia de los rasgos culturales son indispensables para esta opción.

A partir de este preámbulo es coherente dar cabida a varias cuestiones: ¿Son todos los habitantes de los territorios de Bizkaia, Alava, Gipuzkoa y Navarra el pueblo vasco?, es decir ¿vascos como herederos del pueblo vasco?

Quería hacer una reflexión en cuanto a lo que hoy se llama vasco por muchos, que no es otra cosa que los habitantes de la CAV y nada tiene que ver con las definiciones de vasco que aquí se exponen, esta definición de vasco como habitante de la CAV tiene 4 días o mejor dicho unos años, es más, de alguna manera ese concepto ha prostituido el concepto de vasco preexistente, se han reunido 3 territorios forales y se ha creado una denominación de vasco para luego oír decir a alguien yo no soy vasco, soy navarro, entonces en Elizondo son Navarros y no vascos? y en La puebla de Arganzón son vascos?

A un Vizcaino ser vasco no le quita ser Vizcaino, de hecho en Bizkaia te dirán soy Vizcaino dando por hecho que son vascos sin incluir en ser vasco ningún menoscabo a ser vizcaino. Por tanto ese vasco de la CAV como concepto político no tiene validez alguna en este discurso.

Volviendo a los párrafos anteriores, obviamente no, en la puebla de Arganzón son castellanos de origen vasco, es decir vascos que políticamente viven en Castilla, exactamente igual que los Navarros que en el año 1200, tras la invasión castellana de la CAV, pasaron a ser castellanos, dejaron de ser Navarros para ser Castellanos, pero siguieron siendo vascos, creo que es un ejemplo muy claro, la capa política cambia pero el sustrato inicial se mantiene, hay quien tiene una familia que dejo sus rasgos culturales vascos hace 200 años, 300 o 50 o incluso tras la gran inmigración de los años 50 y 60 del siglo pasado quien nunca ha tenido siquiera la mas mínima relación con ningún rasgo cultural vasco, la perdida de los rasgos culturales vascos es muy acentuada a partir del siglo XVII y XVIII debido a  la gran cantidad de esfuerzos de los ilustrados españoles en hacer desaparecer la lengua vasca por no considerarla propia para la educación.

Hay mucha gente que lo que le queda de vasco es el apellido, es decir tras la caída de un sistema político soberano también esta el desmantelamiento y la disolución de un pueblo, esto ha pasado en Europa en muchas ocasiones, simplemente creo que no debemos disolvernos y la capacidad de autogobierno es un paréntesis (por fin) en 500 años de desmembración y disolución del pueblo vasco.

Encontraremos en cualquiera de los territorios forales, mas difícilmente en Gipuzkoa lugares donde no existe ninguna conexión con ese pueblo vasco que antes citábamos, es decir esas personas no son vascas en un plano cultural sino político, es decir accederían a una ciudadanía «vasca» de un país llamado Navarra que engloba unos derechos y deberes, aunque no tengan un pelo de vascos, es mas cualquier persona que emigre se rige por esa concepción política ya hoy en día. Esto pasa en los países modernos, no todos los austriacos son los herederos directos del pueblo Ostrogodo, sino que este es el poso sobre el que se asienta su soberanía.

Por tanto, ¿se ha de ver alguien obligado a ser vasco sino lo siente? No, la ciudadanía vasca, bien como expresión del derecho foral o como expresión política soberana del pueblo vasco, es un concepto sustentado en la existencia del pueblo vasco, pero no obliga a un sentimiento determinado sino a la obediencia a unos deberes y el disfrute de unos derechos, es decir puedes sentirte de tu comarca, incluso negar relación alguna con la cultura vasca pero tener a bien vivir bajo el derecho otorgado por el estado fruto de la soberanía del pueblo vasco.

Por tanto y como conclusión, es urgente desenmarañar el debate de la torpeza constante de enfrentar conceptos, que solo disuelven y dañan la capacidad del pueblo vasco de gobernarse a si mismo, una unión de los 4 territorios forales solo contiene ventajas tanto en la administración como en la capacidad normativa y de negociación con el reino de España. Es ademas obvio que entre los territorios forales hay una filiación cultural mas que grande, incluso es mayor entre Gipuzkoa y el norte de Navarra que entre Gipuzkoa y Álava, siendo el sur de Navarra mas parejo al sur de Álava, quiero decir existe también una filiación en la riqueza y diversidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *