Saltar al contenido

Reflexiones en Dantxarinea

Este fin de semana lo he pasado en Hondarribia y he visitado diversos lugares del Pais Vasco Frances, Saint Jean de Pie de port, Mauleon, Saint Jean de Luz, Sara, Dantxarina y Dantxarinea en Navarra.

He tenido la oportunidad de reflexionar de porque si somos los vascos, vascones, navarros (llámese como se quiera) los pobladores de estas áreas desde tiempo inmemoriables y si impregnado esta cada rincón de los mismos de la cultura y el lenguaje de los vascos, por que no, por que AÚN no, nos hemos constituido en una nación.

Si hoy es posible viajar de una punta a otra de Vasconia, configurando un espacio donde se percibe la existencia de algo que pudo/puede ser una nación que sería esa sensación hace 1000 años.

Creo con sinceridad que durante siglos los vascos no hemos tenido conciencia de nosotros mismos sino como parte de las naciones de los demás, si bien creo, que el vasquismo se creo y se crea viajando, cuando te diriges a cualquier municipio de Vasconia dándote cuenta de que hay mucho mas que une a los vascos de lo que les separa, sea en Mauelon, Sara, Andoain o Tolosa.

Un ejemplo quizá el mas gráfico e intenso se da Dantxarinea y Dantxarina, la primera en España y la segunda en Francia, una población dividida por el egoísmo de dos estados que dibujan fronteras imaginarias, donde los habitantes de las villas, padres hermanos primos e hijos se han visto obligados a obedecer a dos administraciones y a dos leyes que nunca llegaron a elegir, sino que les vinieron dadas como única opción.

Hubo algunos hombres que ya hace mas de tres siglos  impulsaron la idea que yo me pregunto y para que no tengo otra respuesta que la que reside en nosotros mismos responder.

¿Por que no intentamos ser una nación?

Por que no sobre las leyes forales propias de cada territorio de Vasconia, que inteligentemente impusimos como condición de servicio a reyes y estados creamos una nación nueva, exenta, llena de la ilusión de un anciano pueblo vasco que vuelve a nacer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *